Pantalones azules (fragmento)Sara Gallardo

Pantalones azules (fragmento)

"El sol se estaba poniendo cuando llegó a la estación de campo donde Elisa lo esperaba de pie en el andén, entre algunos paisanos y mujeres de voz chillona. Viéndola tan esbelta y morena, con un pañuelo claro atado bajo la barbilla, tuvo temor de que la emoción le impidiera hablar, y bajó fingiendo desenvoltura y con la certeza de que los ojos de todos los presentes lo estaban detallando de pies a cabeza, puntos de partida de las ondas concéntricas que después irían repitiendo la noticia de su llegada y su descripción por los ranchitos aparentemente aislados y dormidos de la llanura. De pronto, mirándola avanzar hacia él, la confesión que pensaba hacerle le pareció imposible.
[...]
Los faros descubrían un tramo de huella donde de pronto blanqueaba el aleteo de una lechuza o refulgían los ojos de un animalito encandilado. Aprovechando la oscuridad. Alejandro extendió la mano y pronto los largos dedos de Elisa oprimieron los suyos, en un contacto que lo llenó de exaltada felicidad, de un deseo convulsivo de apretar a su novia, de incorporársela sobre ese asiento en medio de la noche.
[...]
Quiso contestar pero no supo qué, y quedaron allí mirando la noche, las extensiones de césped gris, las luciérnagas y los árboles negros en la luz de la luna, y más cerca de la casa el rectángulo inmóvil de la pileta de natación. Elisa apretó su costado contra el de él y por un momento estuvieron sin hablar mientras la emoción les aceleraba el pulso. Cuando ella apoyó la cabeza en su hombro él sintió la suavidad de su pelo contra la mejilla; después se besaron largamente y ella entreabrió la boca bajo la suya pero pronto volvió a cerrarla y se apartó. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com