Nacionalismo y coloniaje (fragmento)Carlos Montenegro Quiroga

Nacionalismo y coloniaje (fragmento)

"El contenido histórico-filosófico del motín, es decir su valor de fenómeno capaz de explicar las circunstancias económicas, sociales, morales, culturales y espirituales de la vida colectiva radica... en la persistencia con que se consagra su intervención tenaz y constante en la historia, marcando con una isocronía casi de reloj el comienzo y el ocaso de los tiempos.
[...]
El motín posee una médula histórica viviente, indestructible”... La extraordinaria proliferación del motín se alimenta de un antagonismo incurable y fundamental no resuelto por la guerra de la Independencia. Un antagonismo que ha quedado en el subsuelo de la República a manera de simiente apenas recubierta por la capa de tierra del orden republicano... El motín es, en otras palabras, una de las formas de expresión que toma la lucha de las dos tendencias –la colonial y la nacional--, desde la fundación de Bolivia... Nuestra querella secular e intransigente revela a las claras un conflicto de dos tendencias históricas... Dichas tendencias..., más que conjuntos humanos militantes y concretos actúan como energías históricas divergentes, vale decir como aspiraciones existenciales, como sentimiento y pasión colectivos, como caracteres e impulsos psíquicos hereditarios. Claro es que detrás de las tendencias, y acicateándolas, operan los intereses económicos correlativos de cada una. Si la visión marxista de la lucha de clases en nuestro pasado es todavía imprecisable por el método materialista histórico, éste señala netamente la contradicción de tales economías como resorte propulsor del devenir boliviano. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com