Los pecados de los niños (fragmento)Cosmo Hamilton

Los pecados de los niños (fragmento)

"El Doctor miró al rostro del tipo grande y tierno, cuyos ojos eran elocuentes, y sonrió. Luego encontró su voz de nuevo y se obligó a sí mismo al amargo final de lo que había decidido decir. "Algo en la forma en que me han tratado todos desde que Peter ha estado enfermo", dijo, "me ha dado esperanza. Por eso me he puesto en sus manos, mis queridos. ¿Vamos a empezar de nuevo? ¿Me concederán su amistad? ¿Me darán otra oportunidad?"
Como si fuera un diminuto grito de su corazón, Belle se adelantó y colocó sus brazos alrededor del cuello de su padre, y Ethel, con lágrimas resbalando por su rostro, se deslizó hacia él y situó los dedos en sus labios. Graham se inclinó, y Peter, que había anhelado ese momento durante toda su enfermedad, no pronunció una maldición al oír que se le quebraba su voz, le dio una palmadita en la espalda al Doctor y dijo: "¡Querido hombre, mi querido padre!". "



El Poder de la Palabra
epdlp.com