Sin traición (fragmento)Lysander Spooner

Sin traición (fragmento)

"Es perfectamente evidente, por lo tanto, que ni el voto ni el pago de impuestos, como realmente suceden, prueban el consentimiento o la obligación de nadie de defender la Constitución. Consecuentemente no tenemos evidencia alguna de que la constitución sea vinculante sobre nadie, o que nadie esté bajo ningún contrato u obligación de defenderla. Y nadie está bajo obligación de defenderla.
La constitución no sólo no vincula a nadie ahora, sino que nunca vinculó a nadie. Nunca vinculó a nadie, porque nunca fue acordada por nadie de manera a que fuera, en principios generales de derecho y razón, vinculante para él.
Es un principio general de derecho y razón, que un instrumento escrito no vincula a ninguna persona hasta que lo haya firmado. Este principio es tan inflexible que incluso si un hombre no puede escribir su nombre, aún debe "hacer su marca", antes de ser vinculado por un contrato escrito. Esta costumbre fue establecida hace siglos, cuando pocos hombres podían escribir sus nombres; cuando un escribiente -es decir, un hombre que podía escribir- era una persona tan poco común y valiosa, que incluso si era culpable de grandes crímenes, tenía derecho a ser perdonado, debido a que el público no podía prescindir de sus servicios. Incluso en aquel tiempo, un contrato debía ser firmado; y los hombres que no sabían escribir, o "hacían su marca" o firmaban sus contratos estampando sus sellos sobre cera adherida al pergamino en el que los contratos estaban escritos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com