Tokio año cero (fragmento)David Peace

Tokio año cero (fragmento)

"Sigue sin haber electricidad y todavía está más oscuro que antes. Las luces siguen apagadas y yo estoy todavía más borracho. Estoy borracho de licor coreano. El hedor del licor se me pega al sudor de la piel. La piel me pica o sea que me rasco. Gari-gari. Me rasco y me rasco hasta que me sangran los brazos por debajo de la camisa. Gari-gari. Tengo la camisa empapada de sudor y ahora también sucia de sangre. Tengo sangre en las manos mientras camino desde Ginza de regreso a Atago. Regreso a Atago por entre las ruinas de Yûraku-chô. Las ruinas de Yûraku-chô, que forman montañas y monumentos. Monumentos a la pérdida, pérdidas bajo todas las arcadas. Bajo todas las arcadas, por todos los callejones. Por todos los callejones y en todas las sombras. En todas las sombras y en todos los gritos. En todos los gritos de...
¿Asobu...? ¿Asobu...? ¿Asobu...? ¿Asobu...?
Busco por debajo de todas las arcadas. Por todos los callejones. En todas las sombras. Hasta encontrar a la que busco. La del vestido de peto a rayas amarillas y azul marino.
[...]
Cierro los ojos pero no puedo dormir. El día es la noche. Oigo caer la lluvia. Abro los ojos pero no puedo pensar. La noche es el día. Veo brillar el sol. Cierro los ojos pero no puedo dormir. El día es la noche. El buen detective visita cien veces la escena del crimen. Abro los ojos pero no puedo pensar. La noche es el día. La luz negra de la noche detrás de los árboles blancos de Shiba. Cierro los ojos pero no puedo dormir. El día es la noche. Los árboles blancos que han visto tantas cosas. Abro los ojos pero no puedo pensar. La noche es el día. Las ramas blancas que tanto han soportado. Cierro los ojos, no puedo dormir. El día es la noche. Las hojas blancas que han brotado otra vez. Abro los ojos, no puedo pensar. La noche es el día. Crecer y caer y volver a crecer. Cierro los ojos, no puedo dormir. El día es la noche. Doy media vuelta. Abro los ojos, no puedo pensar. La noche es el día. Me alejo de la escena del crimen. Los cierro, no puedo dormir. El día es la noche. Bajo la Puerta Negra. Los abro, no puedo pensar. La noche es el día. El perro sigue esperando. No puedo dormir. El día es la noche. El perro sigue esperando. No puedo pensar. La noche es el día. El perro sigue esperando. No puedo. El día es la noche. El perro sigue esperando. No puedo. La noche es el día. El perro sigue esperando. No puedo. El día. El perro sigue esperando. No puedo. La noche. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com