El mar cambia (fragmento)Ernest Hemingway

El mar cambia (fragmento)

"Era temprano y no había nadie en el café con excepción del barman y los dos jóvenes que se hallaban sentados en una mesa del rincón. Ter­minaba el verano y los dos estaban tostados por la sal, de modo que parecían fuera -de lugar en París. La joven llevaba un vestido escocés de lana; su cutis era de un moreno suave; sus cabe­llos rubios y cortos crecían dejando al descubier­to una hermosa frente. El hombre la miraba.
[...]
El no dijo nada. Ella lo miró y extendió la mano nuevamente. El barman se hallaba en el extremo opuesto del café. Tenía el rostro blanco y tam­bién era blanca su chaqueta. Conocía a los dos y pensaba que formaban una hermosa pareja. Ha­bía visto romper a muchas parejas y formarse nuevas parejas, que no eran ya tan hermosas. Pe­ro no estaba pensando en eso, sino en un caba­llo. Un cuarto de hora más tarde podría enviar a alguien enfrente para saber si el caballo había ganado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com