Y llegó Donald Trump Fernando Sabido Sánchez

Y llegó Donald Trump

"El capitalismo es un potente imán para los fascistas
y el nacionalismo excluyente es la vitamina del fascismo.

El fascismo inventa patrias, banderas, muros y alambradas
para protegerse de millones de exiliados, de hambrientos,
de los sin patria que sus políticas y dogmas provocan
al resto de la humanidad.

El fascismo no se pregunta cuántos crímenes caben
en una hora, un día o un mes, ni le importan las horas,
días o meses de resistencia, para que los cadáveres de los
desfavorecidos queden esparcidos por mares y alambradas
en la vieja Europa insolidaria o junto al muro Trump,
que pretende quebrantar aún más el status
de las dos Américas.

Cuántos muertos se necesitan, cuántos fascistas
seguirán ganando elecciones, para que los ciudadanos
entiendan que solo les mueve el poder financiero
y seguir fabricando infinitas armas letales en el lado bueno
de sus fronteras. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com