Esencias viajeras (fragmento)Carlos Monsiváis

Esencias viajeras (fragmento)

"La Revolución mezcla lo rural y lo urbano, lo antiguo y lo necesariamente moderno, lo nostálgico y lo profético. Y en materia de arte popular la Revolución implanta sus tradiciones gracias al corrido, las artes populares, la narrativa, la fotografía, la pintura, el grabado, la música sinfónica. Además de los géneros citados, la aportación incluye el teatro de género chico, las renovaciones de la gastronomía, el auge de las artesanías y, a partir de 1933, el cine de la Revolución y las modificaciones en la vestimenta de los pobres.
La Revolución despliega mítica y realmente un horizonte de energía, un debut de voluntades populares y de temperamento de caudillos que trastocan el orden social, una cauda de nuevos protagonistas sociales (los principales por un tiempo breve: obreros y campesinos) y la vasta transformación mental que rompe el aislamiento de la dictadura de Díaz, enseña la falibilidad de los terratenientes y caciques (que, como todos, no resisten una descarga de fusilería), le da a la violencia el carácter de partera del adelanto, indica con severidad los costos de la lucha armada, crea resistencias a lo popular y genera el amor y el odio por la epopeya, el lenguaje natural de la irrupción del pueblo. Esto, para no mencionar el culto por la Historia, no el resumen de los hechos esenciales de un pueblo o del mundo, sino su transfiguración en el paisaje del Juicio Final. La historia: aquello que conduce a su lugar eterno a las personalidades sobresalientes y al pueblo mismo.
Alan Knight señala la vitalidad de lo popular: «No puede darse la alta política sin la presencia numerosa de la política desde abajo. Esto resulta especialmente cierto si, como creo, la Revolución fue un movimiento popular genuino, y por eso mismo un ejemplo de los episodios relativamente infrecuentes en la historia, donde las masas influyen de modo profundo en los acontecimientos». Y Friedrich Katz puntualiza: «México es el único país de América Latina donde cada una de las grandes transformaciones ha estado vinculada en forma inextricable a las rebeliones rurales». Por eso las tradiciones de la Revolución se nutren de lo popular, que extrae de la lucha armada una «revolución cultural» iniciada como técnica de transformación interna y externa del pueblo o la «grey astrosa» o el infelizaje o el populacho o las masas que ennegrecen el horizonte. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com