Mi tía Leocadia, el amor y el paleolítico inferior (fragmento)Calvert Casey

Mi tía Leocadia, el amor y el paleolítico inferior (fragmento)

"Vivimos rodeados de muertos, sobre los muertos, que en número inmenso nos esperan tranquilos en los cementerios del mundo, en el fondo del mar, en las capas innúmeras de la tierra que nunca volverán a ver el sol, y que posiblemente, sin que nos percatemos de ello, hay cenizas suyas en el cemento con que levantamos nuestras casas o en la taza que llevamos a la boca cada mañana; cenizas de ojos y de rostros y de manos, que permanecen junto a nosotros todo el tiempo que duran nuestras vidas y que nos rodean y están junto a nosotros y encima de nosotros. Pensé en los inmensos osarios del mundo que se convierten en polvo que el aire dispersa y nosotros respiramos, y pensé en el 4 de mayo de 1894 y en el 28 de agosto de 1903 y en un día del 328 a.C. y en todos los millones de seres humanos que vivían en ese momento y hacían el amor y desfloraban vírgenes y apuñalaban a un hermano y se masturbaban y comían y compraban miel y pensaban lo que yo estoy pensando ahora y se iban a guerras y se secaban las llagas, y de cuyas vidas no queda nada, nada, nada, ni el menor recuerdo, porque los edificios que cobijaron sus vidas ya son polvo y los papeles en que escribieron sus nombres se volatilizaron y su polvo yace bajo muchas, muchas capas de tierra que quizás una excavadora levantó ayer por la mañana, y un hombre convirtió en cemento que otro hombre colocó en el muro donde en éste instante reposan nuestras manos. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com