Tallo de hierro (fragmento)William Kennedy

Tallo de hierro (fragmento)

"Recorriendo el camino tempestuoso del cementerio de San Agnes en la parte trasera del viejo y renqueante camión, Francis Phelan comenzó a sentir a los muertos, aún más que a los vivos, aposentados en sus vecindarios. El camión repentinamente rodeado de tierras de estatuas y criptas de fascinantes diseños y extraordinarios tamaños, todas ellas custodiando a los privilegiados muertos. El camión desplazándose por los límites de la simple distinción que se volvían visibles, de aquí en adelante aparecerían las tierras de los muertos realmente prestigiosos: hombres y mujeres ilustres, adalides de la vida sin sus autos, tesoros, pieles y carruajes, pero sepultados en grandeza y gloria, acorazados en grandes tumbas construidas como cajas de seguridad depositarias del cielo, o en partes de la Acrópolis. Y si, aquí también, inevitablemente, se dirigieron fluidos de grupos en masa, hileras sobre hileras de todos ellos bajo insignificantes piedras y cruces. Este era el barrio de los Phelans. La madre de Francis se contorsionaba nerviosamente en su tumba mientras el camión lo acercaba a ella; y el padre de Francis encendía su pipa, sonreía ante el desagrado de su esposa, y miraba al exterior sobre su propia hierba para ver levemente cuanto su hijo había cambiado desde el accidente del tren. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com