La maldición de los Dain (fragmento)Dashiell Hammett

La maldición de los Dain (fragmento)

"Aquella chispa que destellaba entre la hierba a poco menos de dos metros del sendero de ladrillo azulado, era, indudablemente, un diamante. Un diamante pequeño, de un cuarto de quilate como mucho, y sin montar. Me lo guardé en el bolsillo y empecé a escudriñar el césped tan minuciosamente como pude sin ponerme a gatas.
Ya había rebuscado en unos dos metros cuadrados de tierra húmeda cuando se abrió la puerta de la casa de los Leggett.
Salió una mujer, se detuvo sobre el amplio descansillo de la escalerilla de piedra y me miró desde allí arriba con placentera curiosidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com