Cuchulain of Muirthemne (fragmento)Augusta Gregory

Cuchulain of Muirthemne (fragmento)

"Así que Ailell mando a uno de sus siervos a buscar a Ethal Anbual y le dijo: Vengo a invitarte a que me acompañes para hablar con Ailell y Maeve.
No iré – dijo él – y no daré a mi hija al hijo de Dagda.
Así que el sirviente volvió y le dijo a Ailell: El no vendrá y sabe la razón por la que le llamas.
Tanto Ailell como Dagda se enfurecieron por su respuesta, y salieron junto con sus hombres armados, y destruyeron todo el palacio de Ethal Anbual, y el fue llevado ante ellos.
Y Ailell le dijo: Entrega tu hija ahora al hijo de Dagda.
Eso no es posible- dijo- ya que esta envuelto un poder mucho más grande que el mío.
¿Qué poder es ese? Dijo Ailell.
Es un encantamiento, dijo él, ella está encantada, y se convierte en ave por un año, y en su forma durante el siguiente.
¿En qué forma se encuentra ahora? Preguntó el rey humano.
Preferiría no decirlo, dijo el padre de ella.
“Perderás tu cabeza si no lo dices”.
Bien, dijo, hablaré. Ella estará bajo la forma de un cisne el próximo mes en el Lago Boca de Dragón, y con ella estarán tres veces cincuenta bellas aves, y si vais allí, la veréis.
Así Ethal fue liberado e hizo las paces con Ailell y Mueve, y Dagda volvió a su casa y le contó a Angus todo lo ocurrido.
Le dijo: Vete el próximo verano al Lago Boca de Dragón y reclámala para ti."
Así que cuando llego el tiempo Angus Og fue al lago, y vio las tres veces cincuenta aves con sus cadenas de plata al cuello, y entonces la llamó: Ven y habla conmigo, Oh Caer!.
¿Quién me llama? Dijo ella,
“Angus te llama, dijo el, y si vienes, te juro por mi palabra que no tendrás que ir al lago sola de nuevo”.
Iré dijo ella.
Así que fue hacia el y él puso sus dos manos sobre ella, y entonces pronunció una palabra, y entonces para cumplir su promesa, tomó la forma de cisne y fueron al lago los dos juntos y lo rodearon tres veces. Y entonces echaron a volar lejos del lago y fueron en esa forma encantada hasta Brugh na Boinne. Y por donde ellos pasaban, la música que hacían era tan dulce que la gente que la oía caían dormidos por tres días y tres noches. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com