Mientras no tengamos rostro (fragmento)C. S. Lewis

Mientras no tengamos rostro (fragmento)

"Soy vieja ya y la ira de los dioses no me inquieta demasiado. No tengo ni esposo ni hijo ni un amigo siquiera a quien puedan hacer daño. Mi cuerpo, esta escuálida carroña a la que aún hay que lavar y alimentar y vestir diariamente con tantas mudas, pueden destruirlo cuando les plazca. La sucesión esta prevista. La corona pasa a mi sobrino. Libre, pues, de temor, voy a escribir en este libro lo que nadie en posesión de la felicidad se atrevería a escribir. Acusaré a los dioses; especilmente al dios que habita la Montaña Gris. Voy a contar, en fin desde el principio, todo lo que me ha hecho, como si expusiera mis cargos ante un juez. Pero no hay quien juzgue entre dioses y hombres, y el dios de la montaña no va a replicar. El terror y las calamidades no son una réplica. Escribo en griego, tal y como mi viejo maestro me enseñó. Quizá algún día un viajero de esas tierras vuelva a alojarse en este palacio y lea este libro. Quizá lo comente entre los suyos, que pueden, incluso respecto a los dioses, expresarse con libertad. Tal vez sus sabios entiendan mejor su querella, si es justa o si el dios hubiera podido defenderse en caso de haber replicado. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com