Mary Poppins (fragmento)P.L. Travers

Mary Poppins (fragmento)

"Supongo querida _ dice a Mary Poppis, a quien parece conocer de antiguo _, "que ha venido a buscar bizcocho".
Lo ha adivinado usted, señora Corry, respondió Mary Poppis con suma cortesía.
Muy bien. ¿No se lo han dado aún Fannie y Annie?, y al decir esto miraba a Jane y Michel.
Jane movió la cabeza, dos tímidas voces se dejaron oír detrás del mostrador.
No, mamá dijo miss Fannie confusa.
Se lo íbamos a dar ahora, murmuró miss Annie en un temeroso susurro. La señora Corry se irguió en toda su estatura y contempló llena de cólera a sus dos gigantecas hijas. En voz baja, pero henchida de ira y desprecio, dijo:
¿Ibais a dárselo? ¿De veras? Muy interesante. Y, puedo preguntar, Annie, ¿quién te ha dado permiso para despachar mi bizcocho?
Nadie, mamá. Y no lo he despachado. Sólo pensaba...
¡Sólo pensabas! Eres muy amable. Pero te quedaría muy agradecida si no pensaras. Me basto yo para pensar lo que hay que hacer aquí, declaró la señora Corry con voz baja y espantosa. Y estalló luego en una carcajada estridente y cloqueante.
¡Mírenlas! ¡Miren a las mariquitas lloronas!, chirrió apuntando con su huesudo dedo a sus dos hijas.
Jane y Michel se volvieron y vieron como una gran lágrima se deslizaba por el triste rostro de Annie, pero no se atrevieron a decir nada, porque aunque la señora Corry era muy pequeña, se sentía ante ella apocados y despavoridos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com