La noche del inocente (fragmento)Angélica Gorodischer

La noche del inocente (fragmento)

"Ese convento que lo abriga desde hace veinte anos y que ahora ve casi como si le hubieran crecido alas invisibles en la espalda y estuviera volando por encima del mundo, entre el mar y las montañas, rojizo y espléndido tal como deben verlo los ángeles desde el cielo: las murallas coronadas de rejas historiadas, las torretas que las van marcando, cada una con su remate distinto del de las otras, con sus santos y sus monstruos vencidos al pie de los santos. Ve el edificio principal enorme, las escalinatas que llevan a las puertas majestuosas, la fuente poblada de sapos de piedra que dejan escapar por la hendedura de la boca los chorros de agua clara. Ve los ventanales, los arcos, las columnas, las bóvedas doradas y, como si el suelo se hubiera vuelto transparente, ve la cripta y la imagen un poco triste de Nuestra Señora vestida de azul, calzada con chapines de plata, casi oculto el pelo rubio por el manto pesado que a la espalda llega hasta el pedestal, y ve los ratones grises que corren entre los reclinatorios buscando un pedacito de cuero o de papel para mascar mientras discurren sobre lo Contingente y lo Absoluto. Ve los grandes patios y a su alrededor los edificios menores, cada uno dedicado a un santo, cada uno tratando de superar a los otros, ser más espléndido, más pío, más poderoso, destacar los atributos de su patrón y protector. Pero no ve la puerta secreta quizá porque nadie la ha visto jamás y quién es él para ser el primero en descubrirla: la puerta que Sant Gaur en persona abrió con sus manos en alguna parte del Convento y que todos han buscado y nadie ha podido encontrar, la puerta con la que todos han sonado alguna vez porque se dice que lleva directamente al paraíso. Ve la biblioteca en sombras, quieta como una boca cerrada. Ve las cocinas silenciosas y ardientes todavía en rescoldos. Ve a los monjes en sus celdas y ve un aposento vacío, Sant Gaur tenga piedad de todos. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com