Daniele Cortis (fragmento)Antonio Fogazzaro

Daniele Cortis (fragmento)

"Ni siquiera la baronesa Elena, permanentemente sola, parecía conmoverse por el temporal. Abandonada en la espalda del canapé, tenía la cara un poco inclinada hacia el pecho y los brazos apretados a su etérea cintura, como si tuviese frío. Sus ojos infinitos, negros, guardaban las cumbres de los abetos jóvenes del jardín, agitados, sin recostarse; parecíamos, en delicada y resbaladiza inmovilidad, observándolos entre esas cumbres, en el cielo oscuro, cual espectro, cual palabra solemne de tristeza invisible. Inesperadamente, una furiosa y sesgada lluvia descargó contra los cristales, y en los muros, ocultó el cielo, la montaña y los abetos, produciendo un destello blanco en todas las puertas y las ventanas de la sala en sombras. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com