Mi Lwow (fragmento)Jozef Wittlin

Mi Lwow (fragmento)

"Cierro los ojos y oigo cómo doblan las campanas de Lwów, aunque cada cual dobla de un modo distinto. Escucho el chapoteo de las fuentes en la Plaza del Mercado acompañado del susurro de los olorosos árboles, a los cuales la lluvia primaveral lavó del polvo. Se acerca la décima hora y se está volviendo tan quieto, que sólo por los pasos de los que vuelven de prisa a su casa para llegar antes de la hora del "serreno", reconozco quién va. Reconozco los pasos de gente que hace mucho dejó de andar. Son sombras que golpean de esa manera con los tacones en las desgastadas losas de los pavimentos.
Cierro los ojos y veo multitudes, errando por el Corso. Están florando desde el Teatro Municipal, por la Calle de las Legiones, hasta la Caja de Ahorros, y fluyen más allá, bajo el pasaje de Mikolascha. En un chorro ancho se están vertiendo en la Plaza Mariacki, pasan delante del Hotel George, y viran en la Calle Akademicka hacia el final, hasta la farmacia de Pilecki. Allí vuelven, despacio, rítimicamente, con tranquilidad, la marea retrocede hasta el Teatro Municipal. Los muertos caminan con los vivos. Los muertos paran a los vivos, pidiendo fuego para los cigarrillos. Los dandys procuran ligar a las damas en miriñaques, damas que hace mucho son ya sombras. Un paseo de sombras.
Enemigos hechos hermanos en la muerte van del brazo como hacen los amigos. Se detienen en las esquinas delante de las humeantes estufillas en las cuales se están asando castañas. Encima de las estufillas arden faroles de nafta con un tirolés y una cruz roja pintados en los cristales. Los oficiales de los dragones austriacos, con monóculos en las cuencas vacías de los ojos, tintinean las espuelas. Ahora mismo salieron de la pastelería Sotschka en la Plaza Mariaccki y saludan a las cupletistas, que crujen en sus sedas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com