Errata: el examen de una vida (fragmento)George Steiner

Errata: el examen de una vida (fragmento)

"¿Puede mentir la música? A decir verdad, puede ir acompañada, en el caso de los personajes de la ópera, de una falsedad verbal que insinúa y subraya su intención mendaz, cómica o trágica. Basta observar la instrumentación de mentiras en Così fan tutte, de Mozart, o Falstaff, de Verdi. Pero esto es trivial. ¿Puede la música, en su autonomía, ser falsa? (¿Falsa con respecto a qué?) ¿Puede ser contrafactual y transmitir, sirviéndose de sus propios medios, “aquello que no es el caso”? Simultáneamente, ¿cuáles son las “funciones de verdad” en la música? ¿En qué sentido puede una declaración musical ser “verdadera”? (¿Verdadera con respecto a qué?) La concordancia entre música y matemáticas ha sido señalada y aplicada desde los presocráticos. Resulta de un plano simultáneamente formal e interpretativo (medida, ritmo, división). Pero se quiebra en un punto decisivo. En las matemáticas, por más puras que sean, por más especulativas y desligadas de la aplicación práctica que estén, es preciso demostrar la verdad o falsedad de los axiomas, los teoremas o los lemas. Este es el núcleo de la prueba. Spinoza lee en las matemáticas el auténtico rostro de la verdad. La música puede violar el contrato firmado con una forma elegida y sometida a unas reglas, como una fuga o un canon. Estas violaciones pueden calificarse de “errores” en una matriz técnica-convencional. El principiante hace “mal” sus ejercicios de contrapunto. Pero estos errores o irregularidades no son en ningún caso “falsedad” o “mentira”. Por el contrario, en la historia de la música, con frecuencia son estas violaciones del contrato con las convenciones técnicas y los hábitos auditivos las que generan innovación y desarrollo. Las disonancias puestas a prueba por Beethoven, las subversiones de la tonalidad en los últimos estudios para piano de Liszt engendran los modernos sistemas atonales. No “mienten”, no pueden mentir. Cuando decimos que enriquecen y renuevan las “verdades” musicales, tomamos prestado este concepto y lo usamos de un modo indefinible. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com