Puente de paso (fragmento)Pearl S. Buck

Puente de paso (fragmento)

"Sé el tiempo que se tarda en ponerse una el quimono y peinarse debidamente. Las niñas eran muy guapas y me alegraba de que ellas y otras llevasen quimono para hacerme sentirme en casa, por lo menos a mi llegada. Cuando vivía en el Japón antes de la guerra, todas mis amigas llevaban quimono. Las más modernas y liberales tenían tal vez un vestido a la moda occidental o un traje de chaqueta, pero era muy raro y no estaba bien visto. Ahora, sin embargo, las mujeres japonesas van vestidas a la moda occidental todos los días de la semana excepto en las recepciones de gala, cuando se visten con quimono, y muchas de ellas tiene sólo uno y otras ni uno siquiera. Hay excepciones, desde luego. Las mujeres mayores siguen conservando la antigua tradición y también ciertas mujeres distinguidas, que llevan el quimono hasta para dirigir sus negocios. Mi amiga más íntima lo lleva porque le sienta bien. Ha alcanzado una edad y posición social en la que puede ponerse lo que le guste y siempre queda bien. La imagen de Tokio enmarcaba aquella gente que había ido a recibirnos con flores y fotógrafos. Sabía lo que había sufrido aquella ciudad durante los bombardeos de la guerra, y que ahora, ya reconstruida, representaba un símbolo del Japón nuevo y próspero que me resultaba desconocido. Hasta la gente que fue a recibirme parecía haber cambiado para bien. El frío protocolo había desaparecido. Oí risas espontáneas y reales. Todo el mundo hablaba con libertad y sin miedo. Aquello era algo nuevo. La amable cortesía prevalecía aún, pero la vida y el optimismo brotaban por doquier como si hubiera desaparecido la antigua tirantez del trato social. Aquélla fue la primera impresión que recibí esa noche, y hablaré de ella una y otra vez porque se reflejaba de muchas maneras distintas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com