La maestrica (fragmento)Miguel Otero Silva

La maestrica (fragmento)

"Guayana con unos crespos que hoy nos lucen inverosímiles y cuando ella el preguntaba:
-¿Qué me ve usted tanto, niñito Leoni?
El respondía sin inmutarse:
-En este momento la boca, maestra.
Todos empezamos a llegarle peinaditos, con las media en su puesto, haciendo esfuerzos
por competir con Inocente Palacios, que acababa de obtener el premio del niño más
buenmozo de Caracas en un certamen promovido por El Cojo Ilustrado. Y los que no
confiaban mucho en sus atractivos físicos ponían en juego su inteligencia, como fue el
caso de Rafael Vegas, quien para ese entonces no soñaba con ser Ministro de Educación
como lo es en la actualidad, y le escribió a la maestra unos versos que comenzaban así:
Maestra
que me enseñaste la suma,
que me enseñaste la resta,
que me lo enseñaste todo…

(…)
No podía faltar en el cuadro Pedro Juliac. No se le iría liso.
El autor prosigue:
Es imposible olvidar a Pedrito Juliac, un trigueño refistolero
que bajada desde la Pastora con su cuellito de marinero
y que, cuando la maestra le preguntaba:
-¿Cuánto es 9 por 7, Pedrito?
El respondía vuelto un caramelo de chocolate:
-Lo que usté quiera, mi blanca.

(…)
Y entre otros personajes de relieve figura el político Jóvito Villalba. Cuando la maestra
fue cambiada por un bachiller al cual enchaparon como Chopelote, un clamor pidió:
-¡Que hable Jóvito! ¡Que hable Jóvito!
Desde los siete años Jóvito era el orador de orden de nuestra generación. Y habló
Jóvito:
Ciudadano maestro, queridos condiscípulos, ¡pueblo de Caracas! Con el corazón
embargado por la zozobra, subo a esta tribuna para enarbolar, señores, mi palabra
infantil de protesta, para dejar constancia de mi párbula rebeldía. En consecuencia,
interpretando la repulsa responsable de todos mis condiscípulos, os digo paladinamente:
¡No os queremos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com