PamplinasRafael Alberti

Pamplinas

"De lona y níquel, peces de las nubes,
bajan al mar periódicos y cartas. 
(Los carteros no creen en las sirenas
ni en el vals de las olas, sí en la muerte.
   Y aún hay calvas marchitas a la luna 
y llorosos cabellos en los libros. 
Un polisón de nieve, blanqueando
las sombras, se suicida en los jardines.
   ¿Qué será de mi alma, que hace tiempo
bate el récord continuo de la ausencia?
¿Qué de mi corazón, que ya ni brinca, 
picado ante el azar y el accidente?
   Exploradme los ojos, y, perdidos, 
os herirán las ansias de los náufragos, 
la balumba de nortes ya difuntos, 
el solo bamboleo de los mares. 
   Cascos de chispa y pólvora, jinetes 
sin alma y sin montura entre los trigos;
basílicas de escombros, levantadas
trombas de fuego, sangre, cal, ceniza.
   Pero también, un sol en cada brazo, 
el alba aviadora, pez de oro, 
sobre la frente un número, una letra, 
y en el pico una carta azul, sin sello. 
   Nuncio -la voz, eléctrica, y la cola-
del aceleramiento de los astros,
del confín del amor, del estampido 
de la rosa mecánica del mundo.
   Sabed de mí, que dije por teléfono
mi madrigal dinámico a los hombres:
¿Quién eres tú, de acero, estaño y plomo?
-Un relámpago más, la nueva vida. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com