El hombre que mató al Diablo (fragmento)Aquilino Ribeiro

El hombre que mató al Diablo (fragmento)

"Sus ojos corrían los cuatro puntos para estudiar las paredes aéreas del cautiverio. Dos cuerdas de peñascal, altivas y sucias, venían desde la sierra de Lapa serpenteando como un río, ensanchándose delante de la ermita, dando lugar a una balsa oscura, desplegándose en hojas espinosas hacia los extremos del Valle de Ferreira. En el completo horizonte sólo se veía roca, compacta y oscura como el bronce, espesa y llena de colores, piñas y cactus de flora infernal. Una vez el sol se desprendió de la niebla y bajó la luz dorada, a todo lo largo, la piedra negra, la piedra blanca, la piedra verde, cantaban. Y era una canción de lobos, corporizada, entre cielo y tierra. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com