La apología de Palamedes (fragmento) Gorgias

La apología de Palamedes (fragmento)

"En efecto, ahora los juicios se hacen mal. La razón radica en que los hombres a los que se debe juzgar se presentan envueltos en su ropa, porque son juzgados cuando aún están vivos. Ahora bien, son muchos los hombres cuya alma es malvada, pero que se presentan ante el juez rodeados de la belleza de sus cuerpos, hombres que muestran su noble origen, su riqueza, y que cuando llega el momento del juicio, recurren a numerosos testigos que hablan en su favor y declaran que han vivido su vida de manera justa. Así pues, todo esto impresiona a los jueces, tanto más cuanto que también ellos están envueltos en las mismas cosas cuando emiten sus juicios. Entre su alma y la del hombre al que juzgan, tienen ojos, oídos y todo un cuerpo que los envuelve. No obstante, es todo esto, todo lo que rodea a los jueces y rodea a los hombres a los que juzgan, lo que constituye un obstáculo. Es necesario, pues, en primer lugar que los hombres dejen de conocer de antemano la hora de su muerte, puesto que ahora saben de antemano cuándo van a morir. Después, es necesario que los hombres sean juzgados desnudos, despojados de todo lo que tienen. Por esta razón hay que juzgarlos muertos. Y su juez también debe de estar muerto, nada más que un alma que mira otra alma. Desde el momento de su muerte cada uno debe de estar separado de sus parientes, y dejar en la tierra toda esa etiqueta; ésta es la única manera de que el juicio sea justo. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com