La horma de mi sombrero (fragmento)Joan de Sagarra

La horma de mi sombrero (fragmento)

"Ante el testimonio inapelable de la correspondencia entre Pere Quart y Benguerel, a falta de una cinta magnetofónica, ni que fuese trucada -pero, ¿quién tenía en 1949 una cinta magnetofónica para llevársela al premio Joanot Martorell, en la Barcelona de la literatura resistente que no del estraperlo?-, no me queda más remedio que pedir disculpas, una vez más, por ese padre, Dante de pacotilla ante un Carner auténtico, que me obsequiaba con melocotones de oro, mientras él, experto en sonrisas, cigarros y "bresques de mel", se dedicaba a decir pestes de su Virgilio, corroído por un rencor dantesco. Puede que mi padre fuese un hipócrita, pero los melocotones de Carner eran de oro, de oro puro, y fue él, mi padre, quien me los dio. Confío en que Carner y él, se los estén comiendo, los melocotones, en alguna parte, lejos de aquí. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com