Cementerio de las naranjas amargas (fragmento)Josef Winkler

Cementerio de las naranjas amargas (fragmento)

"En Nápoles, si el difunto era pobre, lo llevaban al Campo Santo della Pietà, cementerio sin adorno compuesto por 365 fosas numeradas, en donde se enterraba, siguiendo el calendario, a los muertos del día, sin ataúd y totalmente desnudos. El primero de enero del año siguiente se volvía a abrir la fosa que llevaba la lápida número I, y los nuevos difuntos eran arrojados sobre los cadáveres y esqueletos en descomposición del primero de enero del año anterior. Los mendigos vendían en las calles los vestidos que se quitaban a los muertos en el cementerio. Como contaba una crónica, aquello era un montón de estiércol, al que se arrojaba la cosecha diaria de los fondachi, los hospitales y las prisiones. Cuando se abolió ese sistema de enterramiento, se plantó sobre loas muertos un bosquecillo de naranjos y se cambió el nombre del Campo Santo della Pietà por el de Campo Santo delle Cedrangolette, cementerio de las naranjas amargas. (...) Si supiera que tengo alguna enfermedad mortal e iba a morir en unas semanas, iría en barco a la isla de Stromboli y me arrojaría al volcán, porque a mi tierra natal de Carintia no quiero dejarle ni siquiera mi cadáver. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com