OraciónFerdinand Avenarius

Oración

"Sopórtalo,
deja que el dolor te corte
afiladamente el cerebro
y que te roa el corazón...

Este es el arado
con el que labra el sembrador
para que en la tierra
renazcan simientes de heridas.

Simientes que sacien
el hambre del alma de los pobres...
Con simientes, ¡oh, padre!
bendice mis tierras:

Arráncale el camino
sin piedad a tu arado,
pero arroja también
en los surcos semillas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com