Un ramo de rosas (fragmento)Mario Luzi

Un ramo de rosas (fragmento)

"Expande,
mensajero, un claroscuro
de regla superna
y de misterio.
En su hora
sale del contraluz
de la parte del mar
y de la desembocadura, en vuelo
a flor de agua—
así remonta el río
con la fuerza
tranquila de las alas
y de las ancas,
así enfila
las arcadas de sus puentes
hacia oriente,
la pobreza,
la fuente.
¿Es el sentido, aquél, o un paso de la perpetua danza?


Siesta bajo la piedra.
Es el verano. Es él,
siente, lo es,
empinado, perdidamente. Lo funde,
dentro, en lo hondo
su propio instante.
Puro todo arde,
Se carboniza, flagra.
Sombra a plomo, avara,
desnuda tierra hendida.
Se desmorona, se pulveriza.
llama, boca de horno,
no para aniquilar,
para regenerar
vida desde las cenizas.
Y nosotros dentro de aquel fuego
resinas destilando, oh
liberación de las cortezas.


Despojó, tarde obscurecida,
casi procelosa tarde,
de toda lumbre
de azul
la atmósfera
de hora en hora
demasiado negra?

sustrajo de aquella mezcla
de lóbregas oscuridades
en el aire
el azul turquí y el violeta,
fue negro, negro negror
pero con ojos de aguamarina
el monstruo que clausuró la jornada:
mas no como amenaza,
novísimo preludio
a cuál de nuestras
inmemorables aventuras.


Es tarde.
El final del día se aproxima,
Ya se oscurece
la abierta orilla densa de hierba
dejada por los que regresan,
anochece
el semidesierto paseo del río.
Es perezoso
el agua, el corte
de una extrema oblicua lumbre
desde poniente
trastorna
aún su fundido plomo.
Adiós, ¿adónde vas, día?,
¿adónde te acompaña el río?
Los une, los empareja
una sola inmutable andadura
al día y al río
hacia la anulación
y hacia el gran regreso
a la cabeza de la mañana
que todo lo reconquista y todo lo alumbra. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com