En nadar-dos-pájaros (fragmento)Flann O'Brien

En nadar-dos-pájaros (fragmento)

"Estuve hablando con un amigo tuyo anoche, dije secamente. Me refiero al señor Trellis. Ha comprado una resma de papel rayado y está empezando su relato. Está obligando a todos sus personajes a vivir con él en el Hotel El Cisne Rojo para poder tenerlos vigilados e impedir que se den a la bebida. (...) No conseguimos en nuestro paseo nada que fuese de interés para el propósito antedicho, pero llenamos nuestras almas con la música de nuestras dos voces, siendo las carreras de galgos, las apuestas y la ofensas contra la castidad los diversos temas de nuestro debate. Caminamos juntos varios kilómetros otras noches en misiones similares, siguiendo matronas, abordando irrespetuosamente a desconocidas, fingiendo con mujeres casadas que éramos sus amigos y molestando injustificadamente a miembros del público. Una noche nos siguió a nosotros un miembro de las fuerzas policiales que vestía de paisano. A propuesta de Nelly, nos ocultamos en el interior de una iglesia hasta que se fue. Descubrí que el pasear era beneficioso para mi salud. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com