Mancha que limpia (fragmento)José Echegaray

Mancha que limpia (fragmento)

"ESCENA V
DOÑA CONCEPCIÓN, ENRIQUETA y DON JUSTO; MATILDE, por la izquierda.

MATILDE. -Enriqueta, ¿estás enojada conmigo?
ENRIQUETA. -No.
MATILDE. -¡Buenos días, don Justo!
JUSTO. -¡Muy buenos, Matilde!
ENRIQUETA. -¿Has dejado solos a aquellos señores? ¿A Julio, a don Lorenzo, a Fernando?
MATILDE. -Estaban hablando los tres; de mí no hacían caso.
CONCEPCIÓN. -Pues vamos allá. Ven conmigo, Enriqueta. (Don Justo, ésta es la ocasión.) (A MATILDE.)
Quédate: haz compañía a don Justo; su compañía y sus consejos te convienen.
MATILDE. -Sí, señora; tiene usted razón.
CONCEPCIÓN. -Lo dicho. (Se va reposadamente y hablando con DON JUSTO hasta la puerta de la
izquierda, que es la que da al jardín. A ENRIQUETA.) ¿Vienes?
ENRIQUETA. -Sí, señora; estoy haciendo las paces con Matilde.
CONCEPCIÓN. - (A DON JUSTO.) ¡Es un ángel!
ENRIQUETA. - (En voz baja.) ¡Dame los trozos de carta que me quitaste!
MATILDE. -¿Tanto te interesa?
ENRIQUETA. -No me interesa; nada dice; es una tontería, pero lo quiero. ¿Me lo das?
MATILDE. -No.
ENRIQUETA. -Pero ¿lo tienes?
MATILDE. -Sí.
ENRIQUETA. -¡Tienes mal corazón!
MATILDE. -¡Dios mío, acaso dices verdad!
CONCEPCIÓN. -Te espero, Enriqueta.
ENRIQUETA. -Allá voy. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com