El otro mundo (fragmento)Jacinto Miquelarena

El otro mundo (fragmento)

"Durante los días que precedieron a mi entrada en la Embajada, allá por los meses de julio y agosto, me había defendido con botellas. Bebía furiosamente. Andaba a la deriva, más que por las calles de Madrid, por las nubes de Madrid. Como no se podía vivir en aquel espanto, yo “navegaba”.
En el calabozo de la Dirección de Seguridad batí mis mejores marcas de inconsciencia. De vez en cuando me dirigía a mis compañeros de infortunio y les preguntaba si habían pensado en las palabras que iban a pronunciar, heroicamente, ante el pelotón de fusilamiento. No me contestaban. Estaban en un estado “marinero” muy inferior al mío -al fin y al cabo, yo había traído la botella-, y pude observar cierta indignación en sus miradas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com