Memorias del Sr. Schnabelewopski (fragmento)Heinrich Heine

Memorias del Sr. Schnabelewopski (fragmento)

"Pero mucho más lúgubre y desconcertante que estas imágenes, que pasaban moviéndose en silencio como sombras chinescas, eran los sonidos que, por otra parte, atravesaban mis oídos. Eran unos sonidos metálicos, roncos, desgañitados, un clamor desatinado, un chapoteo angustioso, un sorber desesperado, un gemir y quejarse, un ruido indescriptiblemente doloroso y frío. El estanque del Alster estaba helado, sólo próximo a la orilla había un gran espacio horadado en la capa del hielo, y los espantosos sonidos que yo entonces percibía provenían de las gargantas de las pobres criaturas blancas que nadaban allí dentro y gritaban en su espantoso miedo a la muerte; ¡ay!, eran los mismos cisnes que en otro tiempo conmovieron mi alma tan alegre y dulcemente. ¡Ay! los bellos cisnes blancos, les habían cortado las alas para que no pudieran volar durante el otoño hacia el Sur; ahora el Norte les aprisionaba en sus oscuros fosos de hielo -el camarero del pabellón decía que allí se encontraban muy a gusto y que el frío les sentaba bien-. Pero esto no es verdad, uno no puede encontrarse bien cuando se está encerrado en un charco frío, casi helado, y le han cortado a uno las alas y no puede uno volar hacia el hermoso Sur, donde las flores bellas, los dorados rayos del sol y los azules lagos..., ¡ay!, tampoco a mí me va mucho mejor y de hecho en aquel instante comprendí el tormento de los pobres cisnes, y cuando se fue haciendo cada vez más oscuro y las estrellas titilaron claras allá arriba, las mismas estrellas que antaño, en las hermosas noches del estío, habían coqueteado con los cisnes, pero ahora los miraban tan invernalmente frías, tan gélidamente burlescas...entonces comprendí que las estrellas no son seres amantes y comprensivos, sino sólo brillantes engaños de la noche, eternos espejismos en un cielo soñado, mentiras doradas en la oscura nada. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com