Siervo libre de amor (fragmento)Juan Rodríguez del Padrón

Siervo libre de amor (fragmento)

"Yo que bivía en leda y dubdosa espera por el fin peligroso de la alta embaxada, de cuitas aviendo, enojos pasando, atendiendo folgura, horas tribulaçión, segund me atraían los primeros movimientos que son fuera del humano poder segund dize el philósopho, el punto una hora, la hora un día, el día un año me pareçía, hasta venir aquel ledo mensaje por el qual me fue prometido logar a la fabla e merçed al serviçio. E yo solo fui toth joyás, más que ores de liesa. El menos fiable, que es desleal amigo aunque66 fengía todo el contrario, trabajando venir, yo no sabidor por destierro de mi impunançia de aquélla, haziendo pasajes mill vezes al día, reverençias, demuestras, las que yo solía reçebir de aquélla e dar confiança en presençia de aquél, donde fue contra mí indignada la muy exçelente señora de mí no me atreguando la vida, cuya noble fama ardiendo en ella más por la deslealtat y seguimiento de aquél, que no perdonava a mí el ardor que en todas partes me perseguía. Cuyo temor e grand vergüença mesclada con lealtad me hizieron retraher al templo de la grand soledat en compañía de la triste amargura, saçerdotissa de aquélla, donde a la acostumbrada hora que los padres antigos en la esquividat del desierto se dan a la devota oraçión, de plazer solitario e acompañado de lágrimas, gemidos e suspiros, todos días remenbrándome lo pasado, me dava a la siguiente contemplaçión. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com