Sobre la Corona (fragmento) Demóstenes

Sobre la Corona (fragmento)

"Si os veis obligados a actuar en el espíritu de esa dignidad, en el momento en el que vengáis al tribunal a juzgar las causas públicas, debéis recordar que con el báculo y el cargo cada uno de vosotros recibe la confianza del ancestral orgullo de Atenas. (...) Aquellos a quienes las villas de la ática decretan coronas, sean proclamados en el propio lugar; a menos que el pueblo de Atenas o el senado hayan decretado estas coronas, y que ellos prohíban su proclamación en teatro pleno durante los bacanales.
¿Has oído, Esquines, lo que la ley dice claramente, exceptuando el caso en que el pueblo o el senado coronasen a algunos? Éstos podrán proclamarse en el teatro. Pues, ¿qué calumnias, infeliz? ¿A qué formar tantas fábulas? ¿Por qué no te curas con el eléboro ese tu delirio? ¿No te afrentas de insertar un acusación por pura envidia, no por delito alguno, y desfigurar unas leyes, y truncar otras, debiendo leerse enteras todas, sí, todas enteras, a éstos que están juramentados para sentenciar según las leyes? Y con tal conducta nos vienes a delinear las prendas que debe tener un buen ciudadano, como si hubieras hecho el ajuste de una estatua según tus reglas, y después no la hallases con todas las prevenciones que las tales reglas previenen, o como si los buenos ciudadanos se hubiesen de medir por las palabras y no por los hechos y la realidad de las cosas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com