Romancero del rosario (fragmento)Clemens Maria Brentano

Romancero del rosario (fragmento)

"Han cantado tanto canto,
y una sola es su canción:
la red mágica, el encanto,
y la gracia, el corazón.
Nada oí, oí tan sólo
tu pecho infantil latir;
y sobre él soñaba dulce
mi alma, abierta sólo á ti.
Sólo oí de mirto ondeante,
y del sonreírme el lis,
de celajes por la luna,
de astros mirándome á mí.
Sólo oí: «Dulce es la tilia;
leve, el corzo; el pez, cristal;
juega almita dentro al niño:
ondina en el fontanal.»
Lo que mece la armonía;
lo que anhela y vuela allí,
es amor que blando halaga,
del momento en el asir.
Toda esa armonía inmensa
toda teje un sólo son:
«Dulce es dulce amor: no hay nada
como esa palabra amor.»
Es en él lo feo, bello;
la pobreza es rica en él;
ciérnese esa alma de niño
que á besar alienta en él.
Cómo esa visión tan pura,
fina, cándida, hoy, se ve:
sílfide sobre los prados;
una rosa es su broquel. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com