La Nochebuena de Juanito (fragmento)Jean Aicard

La Nochebuena de Juanito (fragmento)

"No era muy populosa aquella calle del gran París, vecina sin embargo de la avenida de la Opera, que le estaba prohibida al niño... ¿Habría corrido hasta allí? Y el padre ya estaba en ella. Con una mirada que no se detenía en parte alguna, veía moverse las piernas activas de los transeúntes... a cada momento creía ver al chico.. . Cuatro años... De este alto. Con delantal azul. ¡De mejillas gordas, rosadas, y tan despierto! ¡Allí está!.. no, es un perro... ¡Oh, esta vez es él!.. no, es una niñita que da la mano a tina señora. El pobre padre, espantado, miró al medio de la calle. Y le pareció que sus miradas se dirigían demasiado lentamente hacia allí, como si tuvieran miedo de ver, bajo las ruedas, un guiñapo arrollado... el delantal azul... el niño aplastado... ¡Había un poco de lodo, reflejos azulados sobre el pavimento de madera... resbaladizo! ... ¡No! nada. Allá, abajo, creyó ver algo vivo rodando bajo las patas de un caballo... pero no era nada tampoco, nada más que una sombra en los reflejos... El tipógrafo se enjugó la frente por la que le corría un sudor frío. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com