Elizabeth Koett (fragmento)Rudolf Hans Bartsch

Elizabeth Koett (fragmento)

"Rasmus era un buen crítico. Siempre y cuando Wotan y Fricka pugnaban en el escenario, él improvisaba su diversión estética por causa del devoto consumo de un embutido Cervelat. La gentil detonación de la piel cortada sonaba suave y sabrosa, la íntima masticación y deglución en torno a la pulsación de la música de Wagner. El olor de la salchica se expandía triunfalmente. Gentil y victoriosamente Rasmus partió el bollo que la acompañaba y abrió todos los poros de su alma y de su cuerpo a Wagner, y a la deliciosa salchicha. Nadie se sintió molesto, ya que sugería a todos la verdad de la vida, antes incluso de la inmortal escena en la que Brunilda anuncia a Siegmund el advenimiento de la muerte, se apresuraba a tragar los últimos bocados antes de que se escucharan los truenos del destino. Ahora, saciado y fortalecido, se aprestaba con fervor al horror de la parca. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com