El lamento de DidoNahum Tate

El lamento de Dido

"Tu mano, Belinda; la oscuridad me envuelve.
En tu seno déjame descansar. Más quisiera,
pero la muerte me invade; La muerte es
ahora una bienvenida visita.
Cuando yazga, yazga en la tierra,
que mis errores no causen cuitas a tu pecho;
recuérdame, pero ¡ah! olvida mi destino;  recuérdame, recuérdame, pero ¡ah! olvida mi destino. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com