La conmemoración de Covadonga (fragmento)Gabriel Alomar

La conmemoración de Covadonga (fragmento)

"Pueblo contra pueblo, la contraposición de los dos ejércitos que lucharon en Covadonga no favorece, históricamente, a la causa de Pelayo. En aquella hora histórica, ¿cuál de los dos pueblos representaba la causa que hoy llamaríamos de la civilización? Seguramente los árabes. Ellos eran la herencia del semitismo originario, rico de una tradición llegada a madurez. Eran una flor de cultura que se expande sobre el tallo nativo cuando llega su momento. Por largos siglos ese factor de cultura había de ejercer todavía su misión de hegemonía espiritual ante la gran crisis de los arios.
Consignemos un curioso fenómeno de influencia intercultural, bien significativo. En la Edad Antigua, Grecia había recibido de Oriente el tesoro de la cultura, y lo había elevado al grado superior en una evolución que tardará mucho en ser sobrepasada. La Edad Media, la irrupción bárbara, el neosemitismo cristiano, interrumpieron la tradición clásica y obligaron a la raza aria a recomenzar su evolución. Aun entre los godos, la representación culminante del magisterio cultural está en nombres helénicos: Casiodoro, Leandro, Isidoro. La irrupción mahometana interrumpió de nuevo en las tierras ibéricas la renaciente y penosísima evolución.
Pero la superioridad espiritual de los árabes radicará precisamente en que ellos serán los mismos transmisores de la superioridad aria a los propios arios decadentes y vencidos: porque en Persia y en Egipto habrán recogido, como botín de guerra, el tesoro de los orígenes de la cultura ariana, el rastro del espíritu indostánico, la vívida y multiforme fusión de religiones, razas y culturas del solar mesopotámico, la propia herencia griega reflorecida en Alejandría. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com