Para el viajeOtto Erich Hartleben

Para el viaje

"El sol todavía
permanecía en la masa silenciosa
de las calles, incrementando los latidos
del corazón, el deseo y la virilidad
vagan felices y errantes, nadie me guía,
nadie me puede acompañar, el calor del sol
penetra en el corazón como el sueño de una
noche lejana y desaparece el dolor en cualquier
edad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com