Frente al espejo de una mujer (fragmento)Ismail Kadaré

Frente al espejo de una mujer (fragmento)

"Era tal vez la última temporada en que los tres seres homónimos, la ciudad, el lago y el poeta veraneaban juntos. De la defensa del lago continuaría ocupándose la Unesco. Se ignoraba qué destino tendría la ciudad. Por lo que se refiere al poeta, había dado todos los signos de estar disponiéndose para el tránsito. Nada había sido casual: ni el color frío como de morgue del esmalte en las uñas de Ana G., ni la pesadumbre del Dirigente ni la gran amenaza. Era ya tarde, tal vez medianoche, cuando una de las callejuelas me condujo a una especie de descampado. Había fresco, se percibían la hondura del cielo y las altas estrellas sobre él como pocas veces. En otoño las aves migratorias debían de verse desde allí cuando partían hacia lo lejos. Alzó el vuelo el último pájaro majestuoso de espíritu infortunado. Sentí deseos de decir: ¿Hacia dónde partirás tú, gran pájaro, y dónde nos dejas a nosotros, infelices? "


El Poder de la Palabra
epdlp.com