Nuestro maestros (fragmento)Rodolfo Llopis

Nuestro maestros (fragmento)

"Y en cada banco y en cada palmera y en cada macizo y en cada escalerilla, acudieron a mi mente multitud de recuerdos que perfumaba una melancólica emoción. Subí hasta la escalera, esa escuela-atalaya, escuela vigía, que se yergue en lo alto, entre el castillo y la playa -los dos rasgos más típicos de la fisonomía alicantina- y que avanza cual moderna barbacana de la ciudad. (…) las alegres ventanas verdes que se abren al mar, aquellas ventanas por donde entraba la brisa que tonificaba nuestros cuerpos y por donde seguíamos con nuestros grandes ojos desorbitados los monótonos movimientos de las olas, la marcha de las embarcaciones, el caminar de las parejas, el vuelo de las gaviotas, las extrañas operaciones de el bol. Por esas ventanas, nos asomábamos a todo un mundo de trabajo, con el que familiarizábamos nuestro espíritu, que se dilataba hasta confundirse con el mar… Hoy al cabo de los años, junto al pretil de la escuela, y mientras mi vista pretendía abarcar ambiciosamente todo el panorama alicantino, rememoré un trozo de vida, aquellos años escolares, tan pueriles y tan decisivos. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com