Samuel el transportista (fragmento)Isak Samokovlija

Samuel el transportista (fragmento)

"El cielo estaba lleno de estrellas. La luna apareció sobre el bastión amarillo y en medio de la noche parpadeante. Samuel estaba entrando en la casa, triste e inmediatamente se fue a la cama para sucumbir, sin cautela, a la obstinación del sueño, una reacción emotiva propia del estado de su alma desgarrada. Dormido, luchó para no ceder a la desesperación. Al día siguiente, mientras se dirigía a la calle, le parecía que el día era muy hermoso, caminó con brío y en el bazar ató la cuerda de su mochila hábilmente, como nunca lo había hecho antes, se la deslizó por la espalda y corrió como si estuviera llevando un árbol vacío, goteando sudor de la frente, jadeaba, pero ese día se sentía un hombre diferente, los pensamientos se arremolinaban con sus alegres alas, enredándolo en un perpetuo movimiento. Era un día solemne, el más bello de todos los días de su vida. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com