Hurtar la feminidadKristiina Ehin

Hurtar la feminidad

"Viejas cicatrices vagan por el
musculoso cuerpo como islas en el mar, lancé
mi hechizo y el cabello quedó atrapado bajo
una roca alrededor que aúlla a la puesta del sol, los
párpados se cierran como las puertas de una
fortaleza, como runas que descifran los sueños
cautivos. Ha llegado el momento de que el mundo
se resquebraje, cuando la savia corre por el abedul
y cae lentamente a piezas. Ha llegado el momento
de frotar las caderas contra su propia sombra,
sentir las hojas que caen detrás de las colinas.
Ha llegado el momento de abrir las puertas de corazón
y de que sus losas no quemen. Cuando morimos vamos
a la tierra de los muertos, después de un largo invierno,
donde es un poco doloroso caminar sin zapatos entre las
fauces de la mañana bañadas por el rocío. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com