Entre la niebla de la tarde y los besos de ellaJaime Delclaux

Entre la niebla de la tarde y los besos de ella

"A. . . que no es.
Con la tristeza alegre
de lo que sabe renunciar.

Unas lágrimas de cielo,
han besado las corolas de tus flores
y el aire tiene un aliento húmedo de enamorada,
que discurre silencioso entre los pinos del bosque.
El mar desdibuja sus contornos,
en la plata desvaída de sus encajes de bruma
y el jardincillo de casa
le ofrece un ramo de flores que ata con cinta de espuma.
. . . .
Como dos locos chiquillos,
en la niebla de la tarde
hemos jugado a pedreas de flores y hojas de mirto
. . . . .
Ahora todo descansa
en el místico conjuro de nuestro mar plateado
que duerme en sus cuna de algas
su inefable sueño blanco.
Bajo nuestra marquesina que cubre una enredadera
campanillero morado
en los pregones del viento
esta noche nos sentamos
y yo beso las estrellas
en el iris infinito de tus ojos verde claro.
Mientras descansa indolente
tu cabecita en mi brazo.
. . . . .
Todo el mundo con tus ojos, se hace mío.
Todo el mundo con tus besos es pequeño.
Antes en las noches infinitas del espíritu
yo besaba en el silencio
malva rojo de la tarde
la tristeza obsesionante del misterio
de las cosas, que se mueren poco a poco
en la caricia traidora de la nostalgia de un sueño.
Ahora beso tus pupilas
con borrachera de cielo.
. . . . .
No sé qué fuerza mala condena
nuestras almas al calvario de la duda.
Yo besaba las estrellas y acariciaba los mares.
Yo bebía la blancura
de la brisa de la tarde y el aliento de tu boca
buceaba la delicia del misterio que se oculta
en el pozo blanquecino de las almas
de la tuya. . .
. . . . .
Y una noche como ésta
que salpicaba de estrellas el silencio plateado
de los mares
que apoyabas indolente tu cabecita en mi brazo
que las tristes campanillas de tu vieja marquesina
regalaban a los vientos su tenue pregón morado
al besarte las pupilas
dejé clavada la vida en los dos puñales blancos
de un misterio de amarguras que ocultabas
en dos lágrimas no hechas de tus ojos verdes claro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com