Treinta céntimos (fragmento)K. Sello Duiker

Treinta céntimos (fragmento)

"Me llamo Azure. Ah-zoo-ray. Es la forma correcta de pronunciarlo. Mi madre me puso ese nombre. Es lo único que heredé de ella.
Tengo los ojos azules y la piel oscura. Solía estar acostumbrado a que la gente me mirara, en su mayoría gente culta. Cuando estaba en la escuela, los niños solían burlarse a causa del color de mis ojos. Me odiaban por ser diferente. Pero ahora los niños únicamente me miran, dicen algo desagradable y sonríen. Pero la gente cultivada me perfora con su mirada.
Vivo solo. Las calles de Sea Point son mi único hogar. Pero ya soy casi un hombre. Tengo casi trece años. Eso significa que sé dónde encontrar comida que no ha sido corrompida por un exceso de hormigas y moscas en Camps Bay o en Clifton. Eso, si no hay policías patrullando las calles. Nosotros no les gustamos demasiado. O si me apetece alguna fruta, entonces voy a la estación donde suelen rondar los vendedores de fruta. No me gustan demasiado porque siempre nos ordenan alejarnos. La mayor parte de ellos incluso nos arroja fruta en vez de convidarnos a alguna pieza. Pero yo no soy estúpido. Yo sé que ellos arrojan a los cubos de basura cosas agradables, donde nosotros vamos en busca de comida. Puedo oler su maldad. Conozco algunos chicos que están dominados por ellos y les hacen rondar toda la noche esparciendo su ignominia. Y algunos están tan esclavizados que ya no pueden cambiar. Llegarán a ser como ratas o palomas mensajeras. Y una vez que te conviertes en una rata, te ordenan hacerles cosas feas en las alcantarillas, al amparo de la oscuridad. Es verdad. Esto sucede. Yo lo he visto. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com