Gianguir (fragmento)Apostolo Zeno

Gianguir (fragmento)

"Semira. Piénsalo, mi príncipe.
Cosrovio. ¿Por qué eres tan hostil con nuestro padre?
Semira. Pregúntame incluso por qué quiero tanto a mi hijo.
Cosrovio. Me haces feliz con tu amor, es cierto, pero dejar albergar odio en el corazón es injusto.
Semira. ¿En qué contexto? ¿Eres realmente Cosrovio? No te conozco. No veo en ti ni al rey, ni al amante. Veo a un hijo débil. Veo al esclavo de Gianguir. En breve veremos la amenaza de la esposa. Miserable, ¿a quién confías mi esperanza?
Cosrovio. Te advierto que ni en mil vidas dejaría a Alinda. Pero regresaré a por Gianguir con las armas victoriosas. Duro será el comienzo para nuestros designios.
Semira. Traicionas vilmente tu voluntad. ¿Eres, acaso, más fuerte que sus hombres? ¿O menos fuerte? Tu prisa por regresar me deleita. En vano hay ya espacio para el triunfo, pues en Alinda tienes a tu enemiga.
Cosrovio. Y en él Cosrovio tiene un padre.
Semira. Que el nombre de tu hijo en el corazón te conceda más poder que el de la amante. Sólo esto. No hablaré más. Ve, siervo con tu tirano. Tu nacimiento te obliga. Despréciame. Habré de vengarme sin tu ayuda. Lo juro abiertamente. Será un fuerte propósito merecer que me ames como si fuera tu esposa.
Cosrovio. ¿Incluso eso? Se extinguirán el último poso de felicidad. Perdóname, aunque sea mi destino, me verás como amante y no dirás nada más. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com