PasajeAlbert Mérat

Pasaje

"El invierno arrojó vagamente su abrigo
en la habitación herméticamente cerrada,
en la que se moría un manojo de la flor amada,
entre múltiples visiones de aturdimiento;

Mientras que la alegría extrema de la amante
estrujó el corazón hastiado y desmayado
por la tela que embalsama la trémula carne,
mi sangre se elevó al peso de cada latido.

Me acordé de un viejo paisaje,
pude ver, con la cabeza inclinada
sobre su faz, la claridad de los juncos;

Y vi en las sombras, donde la lámpara de
porcelana depositaba su cálido aliento,
flores grandes y gélidas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com