Smarra o los demonios de la noche (fragmento)Charles Nodier

Smarra o los demonios de la noche (fragmento)

"Acababa de terminar mis estudios sobre la escuela de los filósofos de atenas y visité por vez primera la hermosa y poética Tesalia. Mis esclavos me aguardaban en el palacio de Larissa, dispuestos a recibirme, y a medida que la noche avanzaba, presentía el famoso bosque por el prestigio de los augures, extensión de largas cortinas de árboles verdes en las orillas del Peneo. Las sombras oscuras se acumulaban en el enorme dosel que apenas podía evadirse a través de unas pocas ramas, raramente abiertas, quizás sesgadas por el hacha del leñador. Una estrella rodeada de niebla irradiaba un pálido temblor.
Mis párpados pesados se redujeron, a pesar de mí mismo, en mis ojos cansados de buscar las huellas del rastro blanquecino, que se desvaneció montaña abajo, y me resistí a dormir siguiendo con esmero el doloroso ruido que emitía mi corcel, que a veces gritaba en la arena, y a veces gemía simétricamente en la hierba seca.
La marcha se ralentizó en exceso de acuerdo con mi cansancio pero en disonancia con mi impaciencia. Sorprendido, no sé qué obstáculo ignoto precipitó mis pasos, dado que el animal, girando su nariz, relinchó feroz, presa de un súbito pánico que había roto el resorte a su paso. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com