Un hombre rodeado de una multitud de mujeres (fragmento)Hilary Mantel

Un hombre rodeado de una multitud de mujeres (fragmento)

"Durante un tiempo, a principios del año pasado, no hallé rastro alguno de Robespierre que pudiera encontrar en la calle donde vivió en sus días de fama. El restaurante Le Robespierre había cerrado sus puertas, y después de un tiempo su retrato fue retirado de la entrada de la casa de la rue Saint-Honoré. Una vez más, la placa de la pared había sido destrozada. El mármol se hizo añicos, las letras fueron destripadas vengativamente con un cincel. Justo antes de la celebración de la Bastilla, en un día de calor brumoso, apareció una nueva placa. Mientras tanto, sólo el personal de la nueva pastelería era capaz de confirmar que era cierto: Robespierre vivió aquí.
La casa había sido reconstruida, y la habitación que ocupaba era, como su biógrafo J.M. Thompson ha dicho, un espacio metafísico. Uno va por un pasillo entre tiendas, que se ensanchan un poco, en un recinto de altas paredes. No se ve como un lugar en el que pudiera acaecer una tragedia, pero si tuviéramos un diagnóstico para estos lugares, cruzaríamos la carretera y nos mantendríamos siempre alejados. En 1791 se abrió la puerta de entrada a un patio, con cobertizos de madera donde almacenaba la leña el dueño de la casa, Maurice Duplay, que era a la sazón carpintero. En este patio, Paul Barras vio a dos generales de la República sentados sobre la hierba, aguardando la cena, bajo la atenta mirada de Madame Duplay. Robespierre vivió en el primer piso, en una habitación de techo bajo, con los más sencillos muebles. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com