Martin Pippin en el huerto de las manzanas (fragmento)Eleanor Farjeon

Martin Pippin en el huerto de las manzanas (fragmento)

"Una radiante mañana de abril, Martin Pippin erraba por los prados cercanos a Adversane, y allí se vio a una joven que sembraba de avena los campos. Se detuvo con él durante al menos una hora, sin embargo lo más importante, ganarse la vida, apenas ocupaba un minuto de sus pensamientos. Se apoyó en la puerta, observando al joven que sembraba, vertiendo amargas lágrimas por cada puñado de semillas esparcida. Esto sucedió unas tres o cuatro veces. Martin saludó a la joven, que entonces se hallaba bastante cerca de la puerta.
-Señorita, dijo. El dueño de este cultivo preferiría que su siembra no fuera amarga. Martin dejó caer sus manos sobre su desgastada chaqueta marrón. Era un hombre de barba incipiente.
-Los que se divierten con mi dolor-respondió la joven- no tendrán estómago suficiente para este pan. Y de nuevo procedió a sembrar el campo, suspirando. Martin se quedó pensativo. Debe estar muy amargada para hablar de esa forma. Todo esto es muy amargo, dijo, y siguió su camino. Al regresar más tarde, preguntó a la joven: ¿Cuál es el nombre de tu dolor?
-Felicidad, dijo la joven. Ahora estaba un poco más lejod de la puerta y Martin apenas podía oírla.
-¿Qué?
-Amo el dolor, gritó la joven y su voz se quebró tras aquel grito. Parecía molesta. Martin masticó una brizna de hierba y miró hacia la pradera. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com